Novedades S.A.C.

Al maestro con cariño

Al maestro con cariño

Otra vez abrir el correo e impactarse por la comunicación de la Sociedad. Hace apenas cuatro meses nos conmovíamos por la partida de Lucrecia Illescas. Ahora con la de Marcos Peluffo. Lo habíamos visto emocionado en el homenaje que la SAC hizo a Lucrecia. En lo personal, habíamos hablado para su cumpleaños. Estaba feliz porque seguía trabajando y mucho. Ese día trabajó como siempre y la muerte lo sorprendió abruptamente mientras estaba en un comercio al fin de sus actividades cotidianas. Nunca hablamos de eso, pero quizás así lo hubiera preferido. Sin dolores, sin deterioro, con su mente intacta, sin involucrar a su familia en cuidados muchas veces desgastantes.

Con él se va una generación fundacional de la Citología argentina, desde ya precedida por otros maestros (G. Terzano, L. Lencioni, C. Gagnetten, J.E. Emina, I. Schlaen, R. Colillas, entre otros). Fueron tiempos agitados de la especialidad. Las nomenclaturas cambiaban cada cierto tiempo y teníamos que acostumbrarnos a ellas. La PAAF abarcaba cada vez más espacio en la literatura citológica. Los marcadores, las técnicas moleculares abrían un nuevo campo a explorar. Marcos y Lucrecia introdujeron gran parte de estas novedades en nuestro país, organizando Jornadas y Cursos, a los que convocaban a los profesionales que en el mundo estaban liderando estos cambios. En sus Cursos o Tutorías que hicieron en el interior del país y en países limítrofes, fueron enseñando el valor de esta disciplina y haciendo vínculos con quienes la practicaban. Partían con valijas cargadas de frotis cuidadosamente seleccionados y diapositivas que proyectadas era un placer contemplarlos por sus colores y definición. Ellos introdujeron la doble proyección con diapositivas, lo que hacía más didáctica la exposición. Lucrecia fue la iniciadora de la Captura Híbrida en Argentina y realizó un trabajo con la misma, en su ciudad natal en la Provincia de Salta. Sus trabajos sobre los falsos negativos y positivos de la citología ginecológica fueron motivo de discusión durante mucho tiempo y también un punto de partida y reconocimiento de la auto crítica que caracteriza a esta especialidad. Sus clases de Historia de la Citología haciendo hincapié en los años de descontrol en USA y sus consecuencias que terminaron en los fuertes controles a los laboratorios y posteriormente en la Nomenclatura Bethesda. En el Laboratorio de ambos se hicieron cursos en que cada participante disponía de microscopio (Un anticipo de las tutorías que tanto éxito tienen en la SAC). Por su Laboratorio pasaron cientos de citólogos y citotécnicos que aprendieron el arte y ciencia de la especialidad, así como los que pasaron por el Hospital de Clínicas. Sin duda, ambos lideraron un tiempo que quienes lo vivimos vamos a extrañar.

Es muy difícil separar estas figuras y su impacto en la Citología Argentina. Ambos aportaron conocimientos y creatividad, con un efecto catalizador. Unidos temporalmente en su vida, llamativamente también en su fin, se siguieron en un breve lapso de tiempo.
Las nuevas generaciones quizás piensen que lo que hoy conocemos fue siempre así. En verdad esta realidad, siempre posible de mejorar y evolucionar, es el fruto de muchos colegas que aportaron sus conocimientos y trabajo cotidiano para que la Citología argentina sea reconocida y respetada por las Sociedades colegas del resto del mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>